Matías es rosarino y desde muy pequeño la fotografía marcó su identidad, la forma de percibir y observar su entorno. Durante su infancia pasaba horas mirando álbumes familiares y no tardó en darse cuenta que su pasión iba a ser contar una historia, capturar un momento e inmortalizarlo. Hoy, además de usar la cámara digital y analógica, también utiliza su Smartphone para retratar diferentes momentos con mayor discreción.

Notas de este autor