No superó la etapa de los por qué. Bah, no superó muchas etapas. La quinta pantalla del Mario Bros, por ejemplo, todavía lo tortura la imagen de la princesa encarcelada por un dragón. En los ratos que el insomnio postraumático le permite, escribe guiones, juega al fútbol y baila como loco. Ah, escribió un libro que se llama Los teleféricos.

Notas de este autor