Tras un largo proceso de grabación que arrancó en 2010 llega Brillante, primer trabajo de estudio de Mi Nave.

Antes del viaje, tres chicos en una habitación…

En el año 2006, en el auge de las redes sociales y con Myspace como alternativa de publicación musical, los hermanos  Andrés y Pablo Boffelli agarran sus guitarras y hacen unas canciones en su habitación. Así componen Alacrán y Esfera, temas que más tarde (2008) editan en un EP y comparten en aquella red social. Hoy esas mismas canciones son las que inauguran su primer disco: Brillante.

De aquel proceso creativo nacerá Mi Nave y pasará un año. A cuatro cuadras de la casa de estos hermanos se mudará Martín Greco, amigo y cómplice en la búsqueda de ritmos y bandas alternativas. Y así, casi sin pensarlo, iniciarán un contrabando musical amistoso que los llevará de zapar sin apuro hasta finalmente reformular aquella primera nave. Para aquel entonces ya son tres, dos guitarras y un bajo, y así se pasan casi dos años de ensayos.


Brillante, un pez que brilla como un tigre

En octubre del 2010 comienzan la grabación de Brillante en El Salvador Studio, bajo la dirección de Martín, bajista y productor de la banda. Con el disco grabado y terminado se suma Iván Brito en batería y Josefina Maidagan en teclados y coros. Para marzo de 2012 Mi Nave anuncia que el disco está listo para descargar gratuitamente desde la ascendente plataforma musical Bandcamp. La tapa, diseñada por Andrés, tiene una foto de un hombre sosteniendo un dorado, el tigre que brilla en el Paraná.

Post-rock, shoegazing, mezcla de pop y grunge, mezcla de euforia y desesperación, el disco ya tiene trescientas descargas, algunas reseñas en blogs de música y revistas como Inrockuptibles y la posibilidad de la edición física a través del sello musical de la Editorial EMR.

 

Cuando dice matar, cambia de riff

Compuesto de ocho temas que llevan como nombre una sola palabra, al igual que el disco, de minimalista este disco no tiene nada. Canciones infinitas seguidas de canciones instantáneas, vocales alargadas que destruyen la voz y la convierten en una guitarra más. Letras sugestivas que hablan de estados mentales confusos.  Chicos en un garaje haciendo ruido que de golpe, como si viajaran en una nave rapidísima, están arriba del escenario más grande del mundo. Sonidos que van desde el más salvaje al más sutil y elegante.

Imposibilidad, resignación y absurdo en temas como Postre, aplausos ambiente, ruido de pájaros de ciudad, cansancio físico y agotamiento de los instrumentos. Múltiple variedad de un mismo sonido. Escalas infinitas y laberintos rítmicos, imágenes de persecución y policiales en temas como Esfera;  agudos efervescentes que hacen que por momentos las guitarras parezcan violines, canciones con estribillos hechos de frases repetidas que dan lugar a ritmos que se fusionan con una voz que juega al grito pero en realidad canta. Lucha de bandas en canciones como Alacrán, confusión y mareo, pero del bueno. La esfera sónica rueda hasta que se agota.

Hacia el final, Mono traduce un paisaje desolador y onírico que cierra el disco o lo abre una vez más como una especie de “continuará” que te deja con ganas de más. El viaje vuelve a empezar.

Feli: Guitarra, Voz.
Martín Salvador: Bajo.
Andrés Yeah: Guitarra, teclado en 5.
Santo Martínez: Batería, coros en 3 y 6.
Mauro Cuffaro: Teclados.
Gabriel Cejas: Acordeón y coros en 3.
Ismael Zuanigh: Guitarra en 4.
Romi Pirani: Coros en 3.
Fernando Ferreyra: Coros en 7.

Grabado y mezclado en El Salvador entre noviembre de 2010 y febrero de 2012 por Martín Greco.
Producido por Martín Greco y Mi Nave.
Masterizado por Edu Vignoli.

Arte: Andrés Yeah.
Foto de tapa: Carlos Tortul, edición: Andrés Yeah.