Por Germán Roffler
Notas de este autor

21 septiembre, 2014

Oleadas de brisa en el patio de tarde:
oleajes de aire llegando
y llegando la Primavera:
de noche refresca,
al mediodía estamos en remera.

“Yo soy el que no hace nada.
El que se queda mirando
cómo las nubes altas, se alejan” [1]
Soy el que escucha,
el medio en el medio del dúo
el que se queda escuchando
¿cómo
la primavera?
Herrero – Falú
Leguizamón – Castilla
dúos de dispositivos
artefactos complejos que enroscan
algunas de las muchas perillas de eso que llamamos arte.

Forma y contexto
convección de una realidad paralela
ficción en cualquiera de sus formas
inclusive la música
sobre todo la canción:
El formato más vacío y prostituyente,
el más popular.

….

Sol, calor, humedad.
Sol, lluvia, lluvia.
Noche, frío.
Humedad, calor, frío, calor.
Santa Rita florecida.
lluvia, lluviecita
Aromáticas secas.
Color = 1 | Sabor = 0.

….

Giran músicas a 78 rpm
y en un acto centrífugo
que reúne hombre y aparato
en el aire se empiezan a descoser fibras
dentro nuestro:
Superstition [2]
Superchería [3]
another case of Mandinga
¿quién sabe cómo?
¿Quién?
¿Sabe?
¿Cómo?

Pero nadie duda del poder del arte
porque nadie duda de la realidad [4].

Entonces será cómo dijo Fogwill [5]
sobre un poema de Lamborghini
sobre el arte poético:
“Lo importante no es la belleza ni nada,
lo importante es provocar miedo”:

EL MEJOR MODO DE ESPERAR
ES IR AL ENCUENTRO [6].

 


 

[1] Canción del que no hace nada – Leguizamón & Castilla – Liliana Herrero & Juan Falú
[2] Superstition – Stevie Wonder
[3] Luis Alberto Spinetta – Artaud
[4] http://es.wikipedia.org/wiki/Realidad
[5] Rodolfo Fogwill – escritor – www.audiovideotecaba.gov.ar
[6] Mario Trejo – El uso de la palabra