Un proyecto de arte urbano con participación latinoamericana y europea fue aprobado en la tercera ciudad más grande de Portugal. La acción ya comenzó con un artista argentino sellando su obra en un túnel de Braga.  

El rosarino Matías Lomoro, quien actualmente vive en Braga, forma parte de la Asociación Juvenil Synergia (Associação Juvenil Synergia) y es uno de los autores de la iniciativa. “El proyecto se desarrolla a través de la utilización de las artes urbanas para los espacios de la ciudad que no están en condiciones estéticas, y a través del Street Art recualificarlos y darles un valor artístico. También, esto busca mudar la forma de pensar que tienen sociedades conservadoras como la portuguesa respecto al arte urbano, que no siempre es vandalismo, sino que con cooperación del Estado y los artistas articulados por asociaciones sociales, puede ser una gran idea”, explica Lomoro.

Synergia es una de las asociaciones juveniles más grandes de Portugal. Uno de sus departamentos, el cultural, es la TOCA – Trabalho de uma Oficina Cultural e Associativa (Talleres para un trabajo cultural y asociativo) y de ahí desemboca el área de Artes Urbanas que articula proyectos sociales y de contexto internacional a través del street art. Matías Lomoro cuenta con un historial en trabajo social y participación en políticas sociales y hoy está a cargo del área de proyectos socio-culturales y coordinando el área de voluntariado. Junto a Donatello Del Latte –colaborador italiano- desarrollaron un proyecto llamado TOCA a pintar.

En palabras de los organizadores, “TOCA a pintar es una idea que articula la participación del gobierno local, representado por la Municipalidad de Braga (Cámara de Braga), a través de equipamiento, financiamiento de materiales y gastos de los artistas y los colectivos artísticos, organizados y contactados por el equipo de Synergia, a partir de una serie de actividades que se desarrollarán a lo largo del mes de mayo y en el ámbito de Braga, Capital Ibero-Americana de la Juventud 2016. En ese marco, las actividades hacen hincapié en las poblaciones y culturas de América Látina y la Península Ibérica.

La puesta en marcha comenzó con la intervención de la entrada del túnel más importante y céntrico de la ciudad de Braga y uno de los primeros artistas en participar fue el argentino Federico Kiper. Él tiene 25 años, se dedica profesionalmente a las artes urbanas y ya expuso en Galerias del Museo Louvre (Paris), Centro Cultural Borges (Buenos Aires) y Colorida Galery (Portugal), entre otras.

ph melissa rito

Del 18 al 20 de mayo, recibirán a artistas de Brasil y de España para continuar con la intervención del acceso al tunel. “La participación Lationamericana y Europea en este proyecto es la base y motivación del trabajo para promover la integración entre ciudadanos, y que sea a través de una herramienta tan controversial como el arte urbano, es una innovación que esperemos se repita en diferentes ciudades”, dicen desde la Asociación.

Mientras tanto –y en contraposición– resulta imposible obviar la situación actual de la cultura brasileña, cuando por estos días la lucha es por el futuro de las conquistas culturales alcanzadas. El motivo, ni más ni menos, se debe a que el Ministerio de Cultura ha sido uno de los departamentos suprimidos por el Presidente interino, Michel Temer, quien sustituye a Dilma Rousseff después de que el Senado determinó la apertura de un juicio político en su contra. Artistas e intelectuales manifestaron su desacuerdo y “grave retroceso” mediante una carta abierta publicada en el diario O Globo.

Por otra parte, en Argentina, el arte urbano como expresión artística y social sigue sumando adeptos y, sin ir más lejos, transitar por los barrios de Rosario es encontrarse también con innumerables obras de arte que conviven en muros, medianeras y espacios libres. Y ahí están contándonos algo. Calavera Don´t Chilla, Vualá y El arte sale al barrio Alvear –por nombrar solo algunos– son referentes activos del arte callejero local y la misma actividad se replica en otras ciudades del país.

Toda iniciativa cultural-social como ésta, que tenga como fin conectar artistas, dar a conocer el trabajo de otros, revalorizar espacios y al mismo tiempo construir museos de arte en las calles y a la vista de todos, debe celebrarse y valorarse. Acá, en Braga y en cualquier parte del mundo.

ph melissa rito

 

Fotos: gentileza de Melissa Rito